Tag Archives: Herculanos Sin Fronteras

1140 kilómetros

570 kilómetros separan el Rico Pérez del estadio Ciudad de Tudela.  Si contamos la vuelta, serán un total de 1140 kilómetros los que recorrerán todos aquellos que con la ilusión por bandera, se acerquen a tierras navarras para vivir estos cuartos de final de nuestra particular puñetera league. No menos de 14 horas de autobús, algo menos si van en coche, se meterán entre pecho y espalda los aficionados blanquiazules que acompañen a nuestro equipo este domingo. De 10. Bravo; no tengo palabras. Vaya desde aquí todo mi ánimo y admiración para cada uno de ellos. Desearía de corazón ser uno más de estos auténticos cabezas negras pero circunstancias familiares me lo impiden en esta ocasión.

Quiera el Dios del fútbol que al menos obtengan la recompensa de conseguir un buen resultado, porque si algo es seguro es que otra cosa no tendrán. El club, siguiendo a pies juntillas su habitual política de empresa, no ha tenido ni tendrá -pueden apostar por ello- un mísero detalle con ninguno de ellos. Más allá de realizar un par de gestiones por teléfono para contratar bus y acordar precio de entradas con el Tudelano, no se ha rebajado ni un ápice las condiciones que cualquier aficionado podría haber conseguido por su propios medios. Ni siquiera a sus más fieles abonados. Aunque para ser sinceros, nadie creo que se haya sorprendido y como muestra vean sino las escasas protestas que ha habido en ese habitual canal del quejío que son las redes sociales.

Muchos queremos encontrar una rendija de esperanza en el advenimiento de Ramírez, pero los hechos son tozudos y una vez más nos vienen a dar un pescozón en la ilusión. Naranjas de la China. Nada nuevo bajo el sol. La directiva funciona como siempre, de espaldas a su masa social. Despreciando fidelidades e historia, en una carrera suicida donde siempre prima el equipo y nunca el club. 

Seamos una vez más ilusos optimistas y esperemos una rectificación, nunca es tarde para ello. Quizá sí lo sea para el asunto del viaje que nos ocupa, pero no para la fecha límite para la adquisición de entradas para el partido de vuelta. ¿Qué sentido tiene limitar su compra hasta el sábado, cuando todavía hay toda una semana por delante? Rectifiquen.

Herculanos Sin Fronteras

A veces los aficionados de a pie infravaloramos la importancia de las peñas. Las vemos como algo ajeno y distante, simplemente como una parte más del decorado del estadio. Nunca formé parte de ninguna pero ciertamente hay algunas que admiré desde la distancia.

Mis recuerdos infantiles en el Rico Pérez permanecen ligados a una banda sonora que magistralmente interpretaba, domingo tras domingo, la ya desaparecida “Peña del Bombo”. Aquellos tipos con gorros de legionario -blanquiazules y de lana-, que con sus bombos bajaban desde San Agustín para en los momentos en los que el ánimo decaía, y desde su ubicación en Preferente, comenzar a animar al personal con su matraca: “Pom, pom, pom, Pom, pom, pom, taca-taca-Tá, taca-taca-Tá,…”, ritmo al que enseguida la gente en el estadio se sumaba con sus palmas.

Tampoco puedo olvidarme de la mítica, para muchos de los que hoy peinamos canas, “Las Banderas” de los años 80 y 90. Peña que yo creía ya desaparecida pero que afortunadamente sigue existiendo, aunque muy lejos de ser aquel grupo animoso de chavales que desde el Fondo Norte y con sus banderas y bufandas al viento, llevaban en volandas a todo el estadio.

Éstas y todas las demás peñas, cada una desde su idiosincrasia, son siempre embajada ambulante de herculanismo y así deberían ser consideradas desde el Club, un valor a cuidar y fomentar. En la actualidad tenemos algunas realmente buenas y activas. Gran Vía la Cerámica, Curva Sur, el Castell, Sergio Fernández o las recientes Pericana, Castillo de Sax y el Altet, son solo una muestra de lo que digo, y absolutamente todas, aportan su granito de arena para hacer de éste un Club mejor. Vaya desde aquí mi humilde agradecimiento y mi ánimo para seguir adelante a todas ellas.

Precisamente en estos días, hay una Peña que celebra su decimoquinto aniversario y a la que guardo una especial admiración. “Herculanos Sin Fronteras” nació en una época muy dura para el herculanismo y desde el minuto uno, siempre estuvo ahí, animosa, activa y reivindicativa. A propósito de este aniversario han montado, en el antepalco del Rico Pérez, una pequeña exposición fotográfica de estos quince años de actividad. No se la pierdan. Cada una de esas fotos engloba la esencia de lo que debe ser el herculanismo: sentido común, trabajo y alicantinismo. Que me perdonen las demás, pero si mi hija fuera una Peña, me gustaría que se casara con “Herculanos Sin Fronteras”.

(Dedicado con especial cariño a Mari Carmen y Luis. Gracias de corazón por lo que hacéis.)