Tag Archives: Giuliano

Una de puertas

El domingo se realizó un homenaje a Pepe Alcaráz, delegado de peñas durante muchísimos años en el Hércules y que sin duda, merecía tal reconocimiento. El acto central, y entiendo que el más relevante, consistió en ponerle su nombre a una puerta del estadio. Nada que objetar.

Pero como siempre en este nuestro equipo, las cosas no terminan nunca de hacerse bien y hasta incluso cuando se acierta, siempre suele quedar entre el personal un regusto amargo; la sensación de que las cosas se podían haber hecho mejor. Me refiero en este caso, al número de la puerta asignada: ¿Tenía que ser la puerta 11?

Evidentemente parece mucho más razonable brindarle a Pepe, como representante de la afición, la puerta número 12. Es cierto que casualmente esta entrada es la de la afición visitante y se esgrime precisamente eso como motivo para no asignarla a Pepe. Personalmente no comparto el argumento pero lo puedo llegar a entender. Lo que no entiendo de ninguna de las maneras es que se le asigne la puerta número once aduciendo para ello que es la puerta de la grada de animación.

Quiero recordar que la grada de animación nunca ha existido en el Rico Pérez y este es el primer año en el que aparece como tal. Es decir, no hay ninguna tradición histórica que relacione la puerta 11 con la afición, más allá de la actual comentada circunstancia.

A mi modesto entender, las puertas del uno al once deberían estar reservadas única y exclusivamente para aquellos jugadores relevantes en la historia del herculanismo que ocuparon precisamente esas demarcaciones numéricas sobre el campo, a saber: portero el uno, lateral derecho el dos, lateral izquierdo el tres, y así sucesivamente.

Si la puerta doce es la de la afición visitante y no se quiere usar, aún quedan un montón de puertas por encima de ese número; e incluso por debajo queda la puerta cero. La mía por ejemplo creo recordar que es la número 20. ¿No se piensa utilizar todas esas puertas? ¿No se va a rendir homenaje a figuras relevantes de la historia herculana que no hayan sido jugadores? ¿Qué pasa con los presidentes, entrenadores, técnicos, empleados, o incluso, los asesores pubilicitarios? ¿No son dignos de recuerdo?

Por no hablar del criterio para asignar dichas puertas. ¿Hay alguno? A bote pronto se me ocurren un montón de jugadores que no disponen de puerta y que sin embargo, me atrevería a asegurar que están presentes en el corazón de todos los aficionados blanquiazules: el santapolero Maciá, el guardameta internacional Pérez, Carmelo Héctor Giuliano, José Juan, Mario Alberto Kempes, el cacho Saccardi, los goleadores Calsita, Kustudic o Eduardo Rodríguez que por cierto, es el máximo goleador en la historia del Hércules, el “nene” Humberto, Dante Sanabria, o Francisco Escudero “Paquito”, jugador que más veces ha vestido la camiseta blanquiazul después de Baena -este sí, afortunadamente, tiene puerta-… Lo dicho ¿hay algún criterio para las puertas? o mejor dicho, ¿hay algún criterio en este club para algo?

No te mueras nunca Sheriff

Mi tío Andrés, con quien mi padre y yo acudíamos al fútbol allá por los años 70, lo llamaba el Sheriff. A mí aquella metáfora siempre me pareció muy adecuada y en mi mente infantil imaginaba a aquel gigante de melena negra, con su gorro vaquero, su chaleco y su estrella estampada en el pecho, repeliendo con uñas y dientes a todos los “enemigos” que se acercaban al área.

Recuerdo con emoción el día en que mi padre me ayudó a saltar al campo en la previa de un partido -no había vallas todavía-, para que un fotógrafo conocido de la familia me hiciera una foto con Giuliano, mi ídolo. Conservo aquella foto como oro en paño y por más mudanzas que haga, jamás se perderá. Carmelo Héctor Giuliano siempre jugó de libre, una posición que como aquel fútbol con el que crecimos, pasó a la historia. Una lesión en un partido de copa truncó su carrera antes de lo previsto pero él siguió afincado en Alicante para siempre, así que más o menos tuve referencia de él.

Supe por ejemplo, que montó una pizzería y mentiría si dijera que no pasé muchas veces por allí simplemente por el hecho de verlo y rendirle pleitesía en silencio. También lo escuché muchas veces en la radio, hablando en algún programa deportivo y en alguna ocasión incluso me lo crucé por la calle. Nunca le dije nada, no me atreví.

Hace uno días, un amigo común me lo presentó. Conocía por fin como hombre, a aquel ídolo al que había admirado desde niño. Apenas unos minutos de charla, lo suficiente para expresarle mi admiración y respeto, agradecerle toda aquella entrega y pundonor y hacer una foto con los niños. Poco más. En cualquier caso me sirvió para confirmar lo que ya intuía, es un crack.

Que el jugador elegido por el Club para ser homenajeado en la puerta 5 haya sido Pavlicic y no Carmelo Héctor Giuliano, es una muestra más de como hace las cosas el innombrable que maneja el cotarro desde hace 15 años. Pero nada es eterno y espero que más pronto que tarde se haga justicia y Giuliando luzca para siempre junto a Pavlicic en la puerta 5. No te mueras nunca Sheriff. 20140730_123640